Follow by Email

miércoles, 4 de mayo de 2011

LA TEORIA CONDUCTISTA

BREVE RESEÑA HISTORICA DE LA TEORIA  CONDUCTISTA


       Las teorías del condicionamiento o conductistas nacen a principios del siglo XX, sus raíces filosóficas se ubican en el materialismo aristotélico, el empirismo inglés y el positivismo comteano y lógico. En estas corrientes se concibe la experiencia como la fuente primaria del conocimiento y se niega a aceptar otra realidad que no sea la de los hechos. Igualmente rechazan el estudio de los contenidos de la conciencia y sostienen que la conducta (objeto de estudio) puede explicarse por mecanismos de asociación estímulo respuesta.
     Los principales representantes del enfoque conductista, en orden de producción de ideas, son Pavlov, Watson, Thorndike y Skinner. Tanto Pavlov como Watson se basaron en las respuestas de tipo fisiológico frente a determinados estímulos, como base para explicar el origen de la conducta. Se interesaron en la relación Estímulo-Respuesta para explicar el origen de la conducta.
     Los experimentos realizados por los conductistas identifican el “condicionamiento” como un proceso universal de aprendizaje. El condicionamiento clásico surge con la escuela rusa con Sechenov como iniciador, encabezada por los experimentos de Iván Pavlov y continuadores como Bechterev.
   Iván Petrovich Pavlov  ( Nació en Riazán, en 1849. Murió en 1936), fue un fisiólogo ruso discípulo de Ivan Sechenov y ganador del Premio Novel en 1904 por sus investigaciones sobre el funcionamiento de las glándulas digestivas. Hizo sus experimentos utilizando perros, los que mantenía en su laboratorio bajo condiciones controladas para evitar la interferencia de estímulos externos.
   Llamó estimulaciones psíquicas al resultado de salivación de los perros, aún cuando no tenían comida en su boca ni ante su presencia. Pavlov observó que los perros de su laboratorio salivaban solo con escuchar los pasos de la persona que se acercaba a alimentarlos; y que no sucedía lo mismo cuando escuchaban los pasos de otra persona. Esto le sugirió la idea básica del condicionamiento clásico, en virtud del cual, una respuesta nueva puede ser obtenida o aprendida a partir de la asociación a un reflejo ya establecido, innato o reflejo incondicionado, a condición que se cumplan ciertas condiciones. Es pues así, como de acuerdo a una relación espacio temporal entre estímulos, se llegó a postular la teoría de que toda nuestra conducta no es nada más que una cadena de reflejos, algunos innatos y la mayor parte (sobre todo en los seres humanos) aprendidos, adquiridos o condicionados por el simple hecho de haber (en algún momento de la existencia del organismo) sido asociadas ciertas condiciones ambientales. Especialmente en función del lenguaje, que actuaría como un segundo sistema de señales pero con igual capacidad de asociar estímulos como los objetos en sí mismo. En 1927 publica su estudio “Reflejos condicionados”, obra que describe su teoría.
    Hoy se estima que la obra de Pavlov ha sido precursora, ya que fue el primero en efectuar investigaciones sistemáticas acerca de muchos fenómenos importantes del aprendizaje, como el condicionamiento, la extinción y la generalización del estímulo.
John Broadus Watson (Nació en Greenville, Carolina del Sur, en1878. Murió en 1958). Este psicólogo norteamericano contribuyó significativamente al análisis de la Psicología como una ciencia cuyo objeto es el estudio de la conducta, opuesto a conceptos como la introspección y la conciencia debido a que no es posible su observación y análisis, por tanto tampoco permite predecir resultados. Para ello, basa sus estudios en la psicología comparada y el estudio del comportamiento animal.
    Watson tomó como unidad de análisis el paradigma del reflejo, E -> R, en el que E significa un estímulo definido como: "Cualquier objeto externo o cualquier cambio en los tejidos mismos debido a la condición fisiológica del animal..." Y la R que significa respuesta, que a su vez se define de la siguiente manera: "Entendemos por respuesta todo lo que el animal hace, como volverse hacia o en dirección opuesta a la luz, saltar al oír un sonido, o las actividades más altamente organizadas, por ejemplo: edificar un rascacielos, dibujar planos, tener familia, escribir libros..”
   Posteriormente, Watson continuó sus estudios aplicando sus teorías con niños de guarderías. Los descubrimientos de Pavlov fueron claves para él en esta etapa ya que se dedicó a crear experimentalmente y observar el desarrollo de condicionamientos en los pequeños.
   Los principales aspectos que distinguen los aportes de Watson son: El objeto de la psicología es la conducta; la conducta es la actividad del organismo en su conjunto; tanto las funciones fisiológicas como el comportamiento, son actividades de estructuras físicas que como tales, son susceptibles de ser analizados por los métodos objetivos y rigurosos de las ciencias naturales; la introspección es completamente rechazada como un método subjetivo. Nadie puede ver los pensamientos y sentimientos de otra persona, y es imposible fundamentar ningún conocimiento objetivo, con lo que sólo es accesible a una observación individual. Toma como método objetivo a la técnica del condicionamiento perfeccionada por Pavlov y sus discípulos.
   La aportación más importante de Watson es hacer de la psicología una ciencia, deslindándola de todos los conceptos dualistas (alma, espíritu, conciencia, mente), que habían retrasado la consolidación de esta misma como tal. Propone como objeto de estudio de la psicología, la conducta, que define como todo lo que un organismo hace; y, como método de estudio, el experimental, basándose en el paradigma E-R de Pavlov.

La Teoría Conductista


La teoría conductista, desde sus orígenes, se centra en la conducta observable intentando hacer un estudio totalmente empírico de la misma y queriendo controlar y predecir esta conducta. Su objetivo es conseguir una conducta determinada para ello analizara el modo de conseguirla.

           De esta teoría se plantaron dos variantes: el condicionamiento clásico y el condicionamiento instrumental y operante. El primero de ellos describe una asociación entre estimulo y respuesta contigua, de forma que si sabemos plantear los estímulos adecuados obtendremos la respuesta deseada. Esta variante explica tan solo comportamientos muy elementales. La segunda variante, el condicionamiento instrumental y operante persigue la consolidación de la respuesta según el estimulo, buscando los reforzadores necesarios para implantar esta relación en el individuo.        Será esta variante en la que nos vamos a    centrar.

          Se plantea la ley del efecto según la cual se consolidan las respuestas deseadas en el individuo a las que la sigue un estimulo satisfactorio y en la ley del ejercicio según la cual la respuesta se consolida con relación al número de veces que se conecte con un estimulo        satisfactorio.

         Según esta teoría la enseñanza se plantea como un programa de contingencias de refuerzos que modifiquen la conducta del alumno. Se propone un conocimiento a aprender, se entiende que el conocimiento se ha adquirido convenientemente si el alumno es capaz de responder convenientemente a cuestiones planteadas acerca de este conocimiento. Si el alumno responde correctamente se le proporcionan una serie de estímulos positivos para él, si no lo hace correctamente se le dan estímulos negativos o no se le proporciona el positivo. Esta secuencia se repite el número de veces que sea necesario hasta que        todas  las       respuestas    estén  asimiladas.

        Se programa el aprendizaje como una secuencia de pequeños pasos con un gran número de refuerzos y con una alta frecuencia en el planteamiento de los mismos. Se divide el conocimiento en tareas o módulos y el alumno debe superar cada uno de estos módulos para proseguir con el siguiente. Se definen, así mismo, objetivos operativos y terminales en los que habrá que evaluar al         alumno.
      Como aportaciones podemos destacar el intento de predecir y controlar la conducta de forma empírica y experimental, la planificación y organización de la enseñanza, la búsqueda, utilización y análisis de los refuerzos para conseguir objetivos, y la subdivisión del conocimiento, la secuenciación de los contenidos y la evaluación del alumno en función a objetivos.

         En cuanto a las deficiencias de esta teoría podemos destacar que el conductismo prescinde por completo de los procesos cognoscitivos. Para él el conocimiento es una suma de información que se va construyendo de forma lineal. Asume que la asimilación de contenidos puede descomponerse en actos aislados de instrucción. Busca únicamente que los resultados obtenidos sean los deseados despreocupándose de la actividad creativa y descubridora del alumno.
Teoría          Cognitiva
        La teoría conductista no tenía en cuenta procesos internos para comprender la conducta y solo pretendía predecirla y controlarla. El nuevo objetivo de esta teoría es analizar procesos internos como la compresión, la adquisición de nueva información a través de la percepción, la atención, la memoria, el razonamiento, el lenguaje, etc. Surgen una serie de planteamientos según esta teoría que describen y analizan cada uno de estos          procesos        internos.

        Esta teoría entiende que si el proceso de aprendizaje conlleva el almacenamiento de la información en la memoria, no es necesario estudiar los procedimientos de estímulo-respuesta sino atender a los sistemas de retención y recuperación de datos, a las estructuras mentales donde se alojaran estas informaciones y a las formas de actualización                       de        estas.

          El objetivo del educador, según esta teoría, será el crear o modificar las estructuras mentales del alumno para introducir en ellas el conocimiento y proporcionar al alumno de una serie de procesos que le permitan adquirir este conocimiento. Por tanto no se estudia como conseguir objetivos proporcionando estímulos, sino que se estudia el sistema cognitivo en su conjunto: la atención, la memoria, la percepción, la compresión, las habilidades motrices, etc. Pretendiendo comprender como funciona para promover un mejor            aprendizaje  por      parte   del alumno.

       De cada parte de este sistema cognitivo surgen teorías que analizan, por ejemplo en la memoria, como se producen los procesos de selección-retención-recuperación de datos; en el aprendizaje los procesos de reorganizaron, reconstrucción y    reconceptualización               del    conocimiento,           etc.            Como aportaciones podemos destacar el planteamiento de una enseñanza intencional y planificada en vez de confiar el aprendizaje a la práctica y a la repetición de ejercicios. No se pone el énfasis en la consecución de resultados sino en el proceso seguido. Se busca que los datos que han sido procesados adquieran sentido integrándose en otras informaciones ya almacenadas.
       
    En cuanto a deficiencias podemos destacar el método de investigación, ya que es necesario recurrir a técnicas introspectivas para hacer explícitos los procesos internos. Por tanto no se pueden establecer correlaciones para obtener resultados específicos según experimentos realizados, no como en la teoría anterior donde la percepción de un estimulo originaba una respuesta y esto era de directa aplicación sobre un grupo de alumnos.

Objetivos de la Teoría Conductista


    El conductismo, según Watson, es característicamente directo y objetivo: la conducta observable, medible y cuantificable. Su finalidad es que dado el estímulo, poder predecir la respuesta, y dada la respuesta poder predecir el estímulo antecedente. De lo que se trata es de conocer, manipular, predecir y controlar la conducta.
    Si la ciencia debe estudiar exclusivamente datos empíricos, el objeto de la Psicología tendrá que ser observable. Si existen los llamados estados mentales o de conciencia, no pueden ser considerados metodológicamente como objetos de estudio científico, ya que no reúnen las características objetivas que definen a éstos.
   Cuando observamos una conducta, podemos aislar en ella dos elementos. Por un lado, los estímulos ambientales que impactan en el organismo, y, por otro, la respuesta que éste emite a continuación.
    Tanto estímulos como respuestas son observables, cuantificables y susceptibles de ser utilizados en experimentos científicos. Por tanto, si la Psicología es la ciencia de la conducta, deberá dedicarse al estudio de las asociaciones entre Estímulos y Respuestas. Con frecuencia, dicha relación es representada esquemáticamente como E-R. Lo que sucede dentro del cerebro y no puede ser observado mediante técnicas fisiológicas no interesa al psicólogo, ya que su análisis científico resulta imposible.
    El término científico de conducta designa un concepto más amplio que el de su uso coloquial. Así, la conducta incluye todas las reacciones corporales que puedan ser medidas, aunque no puedan ser observadas a simple vista. Las investigaciones psicológicas deben orientarse hacia el descubrimiento de las leyes de la conducta, sean éstas determinadas genéticamente o sean el resultado de aprendizajes individuales.
            La conducta se consolida en forma de hábitos, los cuales permiten una mejor adaptación al ambiente. Los experimentos prueban que la conducta es altamente modificable. Por lo tanto, deberán estudiarse las técnicas más propicias para la modificación de conductas con el objetivo de aplicarlas en ámbitos como la psicoterapia, la educación o el refuerzo de pautas sociales.
     El lugar ideal para la experimentación es el laboratorio, ya que allí pueden ser controladas todas las variables intervinientes. Cuando por motivos éticos no se pueda experimentar con humanos, las pruebas se realizarán con animales. Según los conductistas, existen pocas diferencias entre unos y otros en relación a un número elevado de conductas, por lo que las conclusiones obtenidas mediante experiencias con animales pueden ser extrapoladas, salvo excepciones, al comportamiento humano.

   Como consecuencia, el conocimiento de las técnicas y leyes del aprendizaje, tanto animal como humano, se convierte en el punto central de la Psicología. Su fin: condicionar y predecir los comportamientos para mejorar las habilidades adaptativas de los organismos. Toda la obra de Watson está penetrada de una brillante y emotiva vena polémica y radical. El primer blanco contra el que dirigió sus ataques fue el método introspectivo. En sentido amplio, la introspección significa "mirar dentro de sí" y en este aspecto había constituido la base de acopio de informaciones para la psicología tradicional.

    Prescindiendo del hecho de que los demasiados pequeños progresos llevados a cabo con dicho método por la psicología ponían en duda su capacidad efectiva de avance cognoscitivo, Watson consideraba no científica la introspección por dos motivos fundamentales:

    Por el hecho de que el observador se identificaba con lo observado (esto significa, por ejemplo, que desde el mismo momento en que el observador empezaba a observar la conciencia cambiaba por definición su objeto de observación, ya que éste incluía la conciencia de estar observando. Por el hecho de que la observación introspectiva era realizada por una persona que hablaba de cosas que los demás no podían ver directamente (los datos introspectivos son privados, en contraposición a los datos públicos de las ciencias naturales).

     El carácter privado de los datos introspectivos era criticado no sólo por una cuestión de principio, sino también por una cuestión de hecho: a través de este método, se llegaba a descripciones completamente discordantes o insatisfactorias.


     El conductismo se centró en la necesidad de un estudio ecuánime y objetivo de los hechos y consideró que los seres humanos tenemos un funcionamiento parecido al de una máquina que recibe estímulos y genera respuestas. 
     El conductismo es un movimiento en la psicología que avoca el uso de procedimientos estrictamente experimentales para la observación de conductas (respuestas) con relación al ambiente (estímulo). El conductismo se desarrolla en los principios del siglo XX por el psicólogo americano John B. Watson. En ese entonces la psicología era considerada predominantemente como el estudio de las experiencias internas o sentimientos a través de métodos subjetivos o introspectivos. Watson no negaba la existencia de experiencias internas o emociones, pero insistía que estas experiencias no podían ser estudiadas porque eran imposibles de observar.
    Watson propuso convertir el estudio de la psicología en ciencia utilizando solo procedimientos objetivos, como experiencias internas o emociones, pero insistía que estas experiencias no podían ser estudiadas porque eran imposibles de observar.
    Watson propuso convertir el estudio de la psicología en ciencia utilizando solo procedimientos objetivos, como experimentos de laboratorio diseñados para producir resultados estadísticos significativos. El estudio conductivista, hizo formular una teoría conocida como estímulo-respuesta
    La influencia inicial del conductismo en la psicología fue minimizar el estudio introspectivo de los procesos mentales, las emociones y los sentimientos, sustituyéndolo por el estudio objetivo de los comportamientos de los individuos en relación con el medio, mediante métodos experimentales.
     Este nuevo enfoque sugería un modo de relacionar las investigaciones animales y humanas y de reconciliar la psicología con las demás ciencias naturales, como la física, la  química o la biología.
     El conductismo actual ha influido en la psicología de tres maneras: ha reemplazado la concepción mecánica de la relación estímulo-respuesta por otra más funcional que hace hincapié en el significado de las condiciones estimulares para el individuo; ha introducido el empleo del método experimental para el estudio de los casos individuales, y ha demostrado que los conceptos y los principios conductistas son útiles para ayudar a resolver problemas prácticos en diversas áreas de la psicología aplicada.

El Aprendizaje Según el Enfoque Conductista


Para las Teorías Conductistas, lo relevante en el aprendizaje es el cambio en la conducta observable de un sujeto, cómo éste actúa ante una situación particular. La conciencia, que no se ve, es considerada como "caja negra". En la relación de aprendizaje sujeto - objeto, centran la atención en la experiencia como objeto, y en instancias puramente psicológicas como la percepción, la asociación y el hábito como generadoras de respuestas del sujeto. No están interesados particularmente en los procesos internos del sujeto debido a que postulan la “objetividad”, en el sentido que solo es posible hacer estudios de lo observable.
    Las aplicaciones en educación se observan desde hace mucho tiempo y aún siguen siendo utilizadas, en algunos casos con serios reparos. Enfoques conductistas están presentes en programas computacionales educativos que disponen de situaciones de aprendizaje en las que el alumno debe encontrar una respuesta dado uno o varios estímulos presentados en pantalla. Al realizar la selección de la respuesta se asocian refuerzos sonoros, de texto, símbolos, etc., indicándole al estudiante si acertó o erró la respuesta. Esta cadena de eventos asociados constituye lo esencial de la teoría del aprendizaje conductista.
    Pero también existen otras situaciones que se observan en educación y que son más discutibles aún, como por ejemplo el empleo de premios y castigos en situaciones contextuales en las que el estudiante guía su comportamiento en base a evitar los castigos y conseguir los premios, sin importarle mucho los métodos que emplea y sin realizar procesos de toma de conciencia integrales.
     Hoy día hay consenso en estimar un conjunto de aprendizajes posibles de desarrollar mediante esquemas basados en las teorías conductistas, tales como aquellos que involucran reforzamiento de automatismos, destrezas y hábitos muy circunscritos (recitar una secuencia de nombres, consolidar el aprendizaje de tablas de suma y de multiplicar, recordar los componentes de una categoría [elementos químicos, adverbios, etc.], etc.).

Teoría del Aprendizaje


    Debido a que es poco probable que llegaremos a “ver” un átomo, tampoco llegaremos a “ver” el aprendizaje. Por lo tanto nuestros modelos de aprendizaje serán figuras mentales que nos permitirán entender lo que nunca veremos. ¿El desarrollo de la teoría de aprendizaje seguirá un camino similar al de la teoría atómica?
      Parece ser que las teorías de aprendizaje, al igual que el estudio de la materia se pueden rastrear desde los antiguos Griegos. En el siglo XVIII, con el establecimiento de la inquietud científica la gente comenzó por su cuenta a estudiar y desarrollar modelos de aprendizaje. La teoría de aprendizaje conductista centrada en lo que era observable, no tomaba en cuenta lo que ocurría en el interior de la mente del sujeto. El conductismo se puede comparar con el modelo de átomo de Dalton, el cual simplemente consistía de una partícula sin importar lo que había adentro. Tomando al conductismo como punto de partida, la gente se comienza a dar cuenta que algo pasaba en el organismo que debería ser considerado, ya que parecía que afectaba al comportamiento. Al igual que en la ciencia física; gente como Crookes, Thompson, Rutherford y Bohr se dieron cuenta de que algo ocurría dentro del átomo que afectaba su comportamiento. De igual forma el modelo cognitivo nace. Tan pronto como los teóricos  se dan cuenta de que el “átomo” no es estable, surge la propuesta teórica mecánico-cuántica. En forma análoga entra la teoría de aprendizaje constructivista, la cual nos dice que cada organismo está en constante cambio y que trabaja sobre los modelos viejos en cierto grado, pero también deben tomarse en cuenta otros factores. ¿Se podría considerar a la aproximación constructivista como equivalente a la teoría cuántica del aprendizaje?
    La teoría cuántica se construye sobre las teorías atómicas previas. El cosntructivismo  se construye sobre el conductismo y el cognoscitivismo en el sentido de que acepta múltiples perspectivas y sostiene que el aprendizaje es una interpretación personal del mundo. Yo creo que la estrategia conductista puede ser una parte del constructivismo en una determinada situación de aprendizaje, si el que aprende elige y encuentra el tipo de aprendizaje adecuado a su experiencia y a su estilo de aprendizaje. La aproximación cognitiva también tiene aspectos cosntructivistas, ya que el constructivismo reconoce el concepto de esquemas y la construcción sobre conocimientos y experiencias previas. Quizás la gran diferencia esté en la evaluación. En el conductismo y en cognoscitivismo la evaluación se basa en alcanzar determinados objetivos, mientras que en el constructivismo la evaluación es mucho más subjetiva. Pero por supuesto que yo, como aprendiz, puedo negociar para que mi evaluación sea más objetiva. ¿Entonces no será la estrategia conductista y cognitiva una parte del constructivismo?
    Tal vez la teoría de aprendizaje utilizada dependa de la situación del que aprende, al igual que se utiliza la teoría atómica, depende de la situación del que aprende. El átomo de Bohr con frecuencia se utiliza para introducir el concepto de protones, neutrones y electrones en educación básica. Tal vez el conductismo sea adecuado para ciertas situaciones básicas de aprendizaje, mientras que en otras “la teoría cuántica” el constructivismo resulte mejor para situaciones avanzadas de aprendizaje.

Una Analogía Biológica para la Clasificación de la Teoría del Aprendizaje


    La Clasificación de las teorías del aprendizaje es de alguna manera análoga a la clasificación de sistemas diseñados por biólogos para catalogar organismos vivos. Al igual que en cualquier intento por definir categorías, para establecer los criterios, el mundo no se ajusta a los esquemas en todos los casos. Originalmente hubo una clasificación para las plantas y uno para los animales, pero surgieron organismos que contienen clorofila y que se mueven y tienen que ser clasificados. Sus características dominantes se establecieron, pero el criterio exacto de las prioridades todavía no está establecido, sin embargo ya existe una clasificación que nos permite ubicar a esos organismos que no se ajustan ni a la categoría de plantas ni de animales.
    Para extender la analogía, los biólogos continuaron modificando el sistema de clasificación como desarrollar conocimientos y asignar dentro de conocimientos existentes los ya descubiertos. Las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías como el microscopio electrónico están haciendo posible.  

¿Como Distinguir una Teoría de Otra?


En un artículo de Peggy Ertmer y Timothy Newby, utilizan las cinco preguntas de Schunk (1991, en Ertmer y Newby, 1993) y dos  más que ellos crearon para distinguir cada teoría de aprendizaje.
  1. ¿Cómo sucede el aprendizaje?
  2. ¿Qué factores influyen en el aprendizaje?
  3. ¿Qué papel juega la memoria?
  4. ¿Cómo se da la transferencia?
  5. ¿Qué tipo de aprendizaje es mejor explicado por la teoría?

El Conductismo Aplicado al Hecho Educativo.

     Los maestros que aceptan la perspectiva conductista asumen que el comportamiento de los estudiantes es una respuesta a su ambiente pasado y presente y que todo comportamiento es aprendido. Por tanto cualquier problema con el comportamiento de un estudiante es visto como el historial refuerzos que dicho comportamiento ha recibido. Como para los conductistas el aprendizaje es una manera de modificar el comportamiento, los maestros deben de proveer a los estudiantes con un ambiente adecuado para el refuerzo de las conductas deseadas.
     Las conductas no deseadas de los estudiantes en el aula pueden ser modificadas utilizando los principios básicos de modificación de conducta.
    Las siguientes son técnicas aplicadas en la educación tradicional para eliminar conductas no deseadas en los estudiantes.
·         Refuerzo de las conductas deseadas, que de esta manera competirá con la conducta no deseada hasta reemplazarla por completo.
·         Debilitar las conductas no deseadas eliminando los refuerzos de estas.
·         Las técnicas de la “Saturación” que implica envolver a un individuo en la misma conducta no deseada, de manera repetitiva hasta que el individuo se sienta hastiado del comportamiento.
·         Cambiando la condición del estímulo que produce la conducta no deseada, influenciando al individuo a tomar otra respuesta a dicho estímulo
·         Usando castigos para debilitar la conducta no deseada.
   Una importante aplicación del conocimiento operante utilizado en la educación tradicional es la de aprendizaje programado. En esta técnica las materias son divididas en pequeños simples pedazos o marcos de referencia, en que cada parte al estudiante se le bombardea con una cantidad de preguntas a las que el estudiante conocer la respuesta y probablemente conteste correctamente; luego de una en una se van agregando preguntas al repertorio, dando premios e incentivando las respuestas correctas.
    Es probable que la Educación no sea la respuesta o la solución a todos los problemas que vive la sociedad, pero indudablemente es uno de los pilares que nos sostiene y atraviesa, que nos envuelve, transforma o deforma; ata y desata todo un calidoscopio de experiencia íntima y compartida. Es una creación humana llena de contradicciones, negaciones, pasiones. 
     Después de superar posiciones reduccionistas y haber aceptado a ese otro como alguien no muy ajeno, se nos abre el compás de la aceptación, de la comprensión: lo miramos como una persona, a un ser humano y tratamos de ayudarlo a descubrir su naturaleza interior-su yo- sus potencialidades.
    Es cierto que estamos poseídos de incertidumbres y esa misma fragilidad nos insta a la creación, a tener esperanza, a creer en las potencialidades del estudiante, pues, como nos dice Castoriadis (1991): “Los pedagogos es fundacionalmente un acto de amor”
    Siendo la relación humana (docente y estudiante) nada fácil, porque en ella se suscitan movimientos psíquicos de transferencias contra transferencias, distorsiones perceptivas, historias personales, etc), y esto impide acercarse al conocimiento con libertad, porque amar el saber no es fácil. ¿Cómo atrevernos a suscitar el Eros en los estudiantes? ¿Cómo hacer para que ambos (docente-estudiante) aprendan a través del diálogo recíproco? Son las interrogantes, que hoy día nos planteamos, ya que se está viviendo o estamos en presencia de grandes cambios, que en algunos casos desmejoran las actitudes y aptitudes, tanto del o la estudiante como el del Profesor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada